Cuando la VOZ manda

Cada vez que decimos lo que pensamos, con su respectiva carga vibratoria, estamos concretando y materializando una realidad.
Al decir NO PUEDO, NO QUIERO, ES DIFÍCIL, YO NO CREO, YO SOY ESCÉPTICO, NO ME GUSTA, entre tantos otros mandatos condicionantes, estamos literalmente deteniendo nuestro crecimiento evolutivo personal. 
Meditar cómo funcionan los mandatos condicionantes y su  alcance, nos ayudará sin duda alguna a transmutarlos en afirmaciones positivas que nos ayudarán a concretar nuestros objetivos, sueños y anhelos.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario